Publicado el

ESTILOS DE VIDA SUSTENTABLES, ¿QUÉ SIGNIFICA?

Estilos de vida sustentables; padre jugando con niña

¿Qué significan los estilos de vida sustentables?

Promover estilos de vida sustentables es algo crucial y de suma importancia, pero cuando escuchamos la palabra “sustentabilidad”, se nos viene a la cabeza distintos conceptos e imágenes: por ejemplo, reutilizar, reciclar, cuidar los recursos naturales y el medio ambiente para las generaciones futuras, entre muchas otras de la misma índole. 

Pero ser sustentable significa mucho más que solo la ecología. Tiene que ver con el ahorro y cuidado en todos los ámbitos de nuestra vida: tanto a nivel medioambiental, como personal.

Y por lo mismo, en Dry Club nos comprometemos tanto con el medio ambiente, como también con todas las familias que componen a nuestra comunidad.

Niño plantando árbol; sustentabilidad

Nuestros compromisos con el medio ambiente

Primero hay que preguntarnos: ¿cuál es el impacto que tienen los pañales en el medio ambiente?

Los pañales desechables contaminantes se demoran aproximadamente 400 años en degradarse, mientras que los nuestros entre  3-5 años.

También, los materiales con los que están hecho los pañales desechables contaminantes son súper dañinos. Por ejemplo, la superficie de los pañales está compuesta por plásticos que vienen de la producción de petróleo, que como muchos sabemos, eleva la huella de carbono al utilizar una gran parte de los recursos medioambientales.

Un bebé usa aproximadamente 6 pañales diarios.

En promedio, los bebés usan pañales hasta los 2 años y medio.

Esto se traduce en aproximadamente 5.400 pañales, lo que significa más de una tonelada de residuos por bebé.

Hay que recordar que los plásticos y en general las sustancias sintéticas no solo son dañinas para el medio ambiente, sino que también tienen efectos nocivos en las pieles de nuestros bebés. 

¿Qué sustancias tóxicas se pueden encontrar en los pañales de un solo uso contaminantes? 

  • Cloro y Dioxinas: La mayoría de los pañales se blanquean con cloro, que emite pequeñas partículas tóxicas llamadas Dioxinas. Estas partículas pueden afectar el sistema hormonal e inmunitario en la medida en que nuestras pieles se encuentran más expuestas a ellas.
  • Fragancias: Una gran cantidad de pañales contaminantes tienen incorporadas fragancias que esconden los olores de nuestros bebés. Muchos de los ingredientes que componen estas fragancias son desconocidos, y pueden producir irritaciones en las pieles de nuestros bebés.
  • Ftalaftatos: Estos son químicos empleados en la producción de plástico, que son utilizados en la capa interior y exterior de los pañales. Estos químicos alteran los mecanismos hormonales naturales de las personas, que en algunos casos se traduce en: desórdenes metabólicos, enfermedades neurológicas, entre otras más.

¿Y qué caracteriza nuestros pañales?

Ninguno de nuestros pañales es blanqueado con cloro ni tiene fragancias, pues estos químicos impiden los procesos de degradación natural.

Ya que están hechos con productos naturales, como fibras de bambú y papeles absorbentes, son completamente hipoalergénicos!

También nos preocupamos por los mecanismos de producción de nuestros pañales, y por lo mismo, trabajamos con pañales que tengan certificación ecológica Sustainable Forest Initiative (SFI). Esto quiere decir que todos los productos derivados de madera y papel que utilizan, provienen de bosques manejados de forma sustentable.

Nuestros compromisos con las familias de Dry Club

Ser “sustentable” también significa “estar en equilibrio”, pues hay una cantidad de recursos limitados que debemos cuidar y utilizar de forma óptima: en otras palabras, debemos encontrar el equilibrio para evitar la sobre explotación.

Pero la crianza y cuidado de un niño o niña también consume grandes cantidades de nuestras energías, y si no sabemos encontrar un equilibrio, podemos fácilmente encontrarnos en uno de los extremos dañinos, afectando no solo nuestro bienestar como personas, sino también a nuestros pequeños.

Los estilos de vida sustentables, implican cuidarse a sí mismo y saber cómo equilibrar las propias energías: en vez de aspirar a ser mamás y papás perfectos, elijamos ser mamás y papás “lo suficientemente buenos”. Esto significa saber poner nuestro afecto y energías tanto en nuestros niños, como en nosotros: saber cuando nos sentimos sobrepasados, perdonarnos, saber qué cosas esperar y qué no.

Mamá e hija en un campo

En Dry Club queremos promover familias 100% sustentables. Para lograr esto, facilitamos el acceso a pañales biodegradables con un menor impacto medioambiental, y a información de calidad y espacios de contención, donde podamos poner en práctica estilos de vida sustentable.

Estilos de vida sustentables: ¿cómo lo ponemos en práctica?

Tenemos este Blog Familiar, para acercar a las familias a información sobre los procesos de aprendizaje de sus niños y niñas respectivos a sus edades, con materiales y actividades de fácil acceso.

Piensen todo el tiempo que ahorrarán para informarse!

Tener información a la mano no solo nos permite tomar mejores decisiones, sino también poder utilizar el tiempo restante para estar con nuestros niños y niñas.

También tenemos el Foro Familiar, para que las familias puedan leer las experiencias del resto, validar sus emociones y desafíos que están viviendo, y poder sentirse acompañadas en este camino que están recorriendo.

Un estilo de vida sustentable es uno donde podemos reconocer nuestros propios límites, validamos nuestros estados emocionales. Trabajemos sobre esto para cuidar de nosotros mismos, volviéndonos más capaces para cuidar a nuestros niños y niñas.

En Dry Club, creemos que la sustentabilidad se da en todos los ámbitos de la vida. Por eso, nos comprometemos con el medio ambiente, y las familias que componen nuestra comunidad.

 

¡Aprovecha y revisa nuestros increíbles planes de pañales y toallitas húmedas biodegradables!

Dry Club cuenta con Nateen, Bambo Nature y Ecoboom con despacho a todo Chile! 

 

 

 

Publicado el

LAS FUNCIONES EJECUTIVAS EN LOS PRIMEROS AÑOS

Madre e hija conversando e interactuando juntas

Primero que todo: ¿qué son las funciones ejecutivas?

En la medida en que vemos a nuestros niños y niñas crecer, nos damos cuenta de que cada vez son más capaces de regular su propia conducta, pensamientos e inhibir ciertas acciones. Esto es gracias al desarrollo de las funciones ejecutivas en los primeros años de vida. Las funciones ejecutivas corresponden a las funciones de alto orden, capaces de monitorear y regular la cognición y conducta durante tareas de mayor complejidad.

Las funciones ejecutivas son habilidades cognitivas que permiten que los niños y niñas se vayan adaptando a su medio social. Estas permiten planificar, organizar, y ajustar sus acciones al contexto en el que se encuentren.

Dentro de las funciones ejecutivas, se encuentra la flexibilidad cognitiva, control inhibitorio y memoria de trabajo.

1. Flexibilidad Cognitiva

La flexibilidad cognitiva corresponde a la capacidad de poder cambia nuestras conductas para ajustarnos a una situación de forma efectiva; cuando notamos que nuestro comportamiento no nos está dando frutos, esta es la función que utilizamos para alternar nuestra conducta a una más efectiva.

En la infancia, los bebés, niños y niñas suelen repetir sus patrones conductuales, y en muchos casos, se mantienen rígidos y resistentes a cambiar su conducta; por ejemplo, cuando quieren encajar una pieza en un puzzle y esta no cabe, suelen seguir intentando sin rotar sus manos, cambiar de posición la forma, o intentar en otro lugar, independiente de que no les esté resultando.

Es importante que los niños y niñas estén expuestos a muchas opciones y soluciones posibles, ya que esto amplía el repertorio de acciones a las que pueden recurrir y potencia el desarrollo de la flexibilidad cognitiva.

También debemos modelar la conducta: hay que mostrarles, a partir de nuestras propias acciones, que existen distintas opciones a las cuales recurrir. Si tenemos un rompecabezas para encajar figuras, mostrémosles la forma en que nosotros rotamos las manos, cambiamos de posición las piezas, todas aquellas acciones que nos ayuden a lograr nuestra meta. Podemos narrar nuestras acciones para que nuestros niños entiendan más qué es lo que estamos haciendo.

2. Control Inhibitorio

Hay tareas y actividades que demandan muchos focos de atención: imagina que estas tratando de enhebrar una aguja; en esta instancia, dejamos de prestar atención a los sonidos que se encuentran en nuestro alrededor, y nos enfocamos en poder mantener un pulso óptimo para lograr meter el hilo en la aguja.

Logramos hacer este tipo de acciones, porque hay ciertos focos atencionales que reciben “más atención” que otros gracias al control inhibitorio. El control inhibitorio permite que nosotros podamos designar nuestra energía y atención a ciertas acciones por sobre otras, dándoles prioridad. Si tratáramos de mantener la atención en todo, lo más probable es que no lograríamos mucho.

Los niños y niñas, en un inicio, tienen muchas dificultades para controlar sus conductas: esto es completamente normal y esperado. Eso si, nuestra labor es poder potenciar que ellos puedan ponerle atención -de forma paulatina- a ciertos objetos y actividades, dándoles prioridad.

Actividades tan sencillas como: jugar al “congelado”, a imitar un personaje o animal, o tener que seguir un patrón de acciones específico, potencian que los niños y niñas tengan que controlar su conducta, seleccionar ciertas acciones e inhibir otras para poder lograr los objetivos del juego.

Explorar, niños, desarrollo de funciones ejecutivas, jugar

3. Memoria de Trabajo

Tal como podemos intuir del título, la “Memoria de Trabajo” es un tipo de memoria de corto plazo, que nos permite manipular y almacenar información por pequeños periodos de tiempo para realizar tareas y actividades específicas. 

La memoria de trabajo la utilizamos todos los días: por ejemplo en las conversaciones. Si bien no podemos recordar qué fue lo que conversamos la semana pasada con alguna persona, si tenemos certeza de que, en ese momento, estábamos codificando la información verbal, respondiendo de forma acorde a la conversación y entendíamos de qué era lo que estábamos hablando.

Para potenciar el desarrollo de la memoria de trabajo, podemos hacer distintos juegos que involucren la memoria de corto plazo, la atención visual y auditiva. Por ejemplo, podemos mirar una foto familiar o alguna imagen atractiva que le guste a nuestros niños por unos minutos, y luego tratar de describir al máximo todo lo que había en esa foto sin mirarla. 

En resumen…

El desarrollo de las funciones ejecutivas en los primeros años, depende de la estimulación activa de las distintas áreas del cerebro de vida de los niños y niñas. Si bien las mismas funciones ejecutivas, como el control inhibitorio, pueden ser observadas en acciones cuando los niños y niñas son más grandes, requieren que las distintas partes del cerebro se acoplen y actúen en conjunto para lograrlo.

Trabajar y estimular a los bebés, niños y niñas en la primera infancia es fundamental, ya que en el futuro, lo que ellos hayan desarrollado en esta primera etapa, repercutirá en sus capacidades para resolver problemas, controlar su conducta y adaptarse de forma óptima a su ambiente.

¡Potenciemos el desarrollo de las funciones ejecutivas en los primeros años, y aportemos así su futuro!

¿Quieres saber más? ¡Descarga nuestros materiales de apoyo con actividades para que potencies el desarrollo de tu niñ@! 

¡Aprovecha y revisa nuestros increíbles planes de pañales y toallitas húmedas biodegradables!

Dry Club cuenta con Nateen, Bambo Nature y Ecoboom con despacho a todo Chile! 

 

 

 

Publicado el

NUESTROS BEBÉS Y SU DESARROLLO EMOCIONAL

Bebé Desarrollo Socioemocional

Nuestros bebés y su desarrollo socioemocionales 

El desarrollo socioemocional de nuestros bebés es fundamental para que ellos sean capaces de afrontar desafíos, consolidar su identidad y jugar con otros niños. Recuerda que las habilidades socioemocionales se relacionan con la capacidad para regular la conducta, y darle un significado a las experiencias que viven.

Cada experiencia nos genera una gama de emociones distintas que influyen en nuestra forma de comportarnos: por ejemplo, cuando escuchamos una historia triste sentimos pena y empatía, cuando vivimos una experiencia agradable gozamos con el resto.

Si bien nacemos con un amplio repertorio de emociones, tenemos que ir aprendiendo a reconocer y tratar con estas; nadie nace sabiendo cómo comportarse, pero si estamos cableados para aprender.

Cuando un bebé nace, instintivamente lo primero que hace es llorar; esta es una de las emociones más primitivas que tenemos los seres humanos, y es un llamado para que otra persona pueda acompañar, consolar y regular el estado emocional del bebé.

En la medida en que uno regula el estado emocional del bebé, es que ellos pueden aprender de a poco a regularse solitos.

Los primeros 3 meses de nuestros bebés

Tal como mencionábamos anteriormente, durante los primeros meses de vida los bebés responden de forma “exagerada” a los estímulos del medio: si algo les disgusta o molesta, lloran inmediatamente, y si algo les gusta, sonríen o se expresan por medio del cuerpo. Esto les permite mostrarle al resto de las personas su tono emocional, y así comunicar lo que están sintiendo.

Esta es una forma para interactuar con las demás personas: tal como nosotros hablamos, los bebés utilizan sus estados emocionales para expresar qué es lo que les ocurre.

Expresiones faciales y el desarrollo socioemocional

Desde los 6 meses en adelante, y gracias a un aumento en sus capacidades visuales, los bebés pueden reconocer las expresiones faciales del resto y tienen la capacidad de imitarlas.

La imitación es una habilidad esencial para socializar con el resto: imagina la siguiente situación: ¿te ha pasado que tu bebé te sonríe cuando le estas hablando de forma amorosa y tierna? En esta interacción, como tu estas con un tono, sonrisa y cara de felicidad, tu bebé se sintoniza y es capaz de ¡imitar tu estado emocional!

Bebé Desarrollo Socioemocional

El desarrollo socioemocional al año

Alrededor del año, cuando los niños y niñas ven un objeto o una persona extraña, miran a su figura cuidadora -mamá, papá, abuelo, etc.– para cerciorarse de si es o no seguro. Cuando los niños hacen esto, están esperando que uno les exprese que se encuentran protegidos para explorar con tranquilidad: en la medida en que uno pueda acompañarlos y asegurarles que todo estará bien, podrán desarrollar una mayor seguridad en sí mismos.

Permitir que exploren es una parte fundamental para el desarrollo socioemocional de nuestros bebés: requiere que ellos se expongan a distintas experiencias donde uno pueda retroalimentarlos con comentarios y gestos para incitarlos a desarrollar su propia iniciativa.

Hay niños y niñas que tienen más dificultad para explorar y alejarse de uno: esto se puede deber a muchas cosas. Por ejemplo, puede ser por el temperamento del niño. El temperamento es una cualidad innata, que no cambia mucho a lo largo del ciclo vital. Si nuestros niños son más tímidos, lo más probable es que les cueste más explorar. Hay que tener paciencia y reconocer el temperamento de nuestros niños y niñas para saber hasta qué punto  exigirles y acompañarlos cuando sea necesario.

¿Quieres saber más? ¡Descarga nuestros materiales de apoyo con actividades para que potencies el desarrollo de tu niñ@! 

¡Aprovecha y revisa nuestros increíbles planes de pañales y toallitas húmedas biodegradables!

Dry Club cuenta con Nateen, Bambo Nature y Ecoboom con despacho a todo Chile! 

 

 

hola