NUESTROS BEBÉS Y SU DESARROLLO EMOCIONAL

Nuestros bebés y su desarrollo socioemocionales 

El desarrollo socioemocional de nuestros bebés es fundamental para que ellos sean capaces de afrontar desafíos, consolidar su identidad y jugar con otros niños. La razón de esto es porque las habilidades socioemocionales se relacionan con la capacidad para regular la conducta, y darle un significado a las experiencias que viven.

Cada experiencia nos genera una gama de emociones distintas que influyen en nuestra forma de comportarnos: por ejemplo, cuando escuchamos una historia triste sentimos pena y empatía, cuando vivimos una experiencia agradable gozamos con el resto.

Si bien nacemos con un amplio repertorio de emociones, tenemos que ir aprendiendo a reconocer y tratar con estas; nadie nace sabiendo cómo comportarse, pero si estamos cableados para aprender.

Cuando un bebé nace, instintivamente lo primero que hace es llorar; esta es una de las emociones más primitivas que tenemos los seres humanos, y es un llamado para que otra persona pueda acompañar, consolar y regular el estado emocional del bebé.

En la medida en que uno regula el estado emocional del bebé, es que ellos pueden aprender de a poco a regularse solitos.

Los primeros 3 meses de nuestros bebés

Tal como mencionábamos anteriormente, durante los primeros meses de vida los bebés responden de forma “exagerada” a los estímulos del medio: si algo les disgusta o molesta, lloran inmediatamente, y si algo les gusta, sonríen o se expresan por medio del cuerpo. Esto les permite mostrarle al resto de las personas su tono emocional, y así comunicar lo que están sintiendo.

Esta es una forma para interactuar con las demás personas: tal como nosotros hablamos, los bebés utilizan sus estados emocionales para expresar qué es lo que les ocurre.

Expresiones faciales y el desarrollo socioemocional

Desde los 6 meses en adelante, y gracias a un aumento en sus capacidades visuales, los bebés pueden reconocer las expresiones faciales del resto y tienen la capacidad de imitarlas.

La imitación es una habilidad esencial para socializar con el resto: imagina la siguiente situación: ¿te ha pasado que tu bebé te sonríe cuando le estas hablando de forma amorosa y tierna? En esta interacción, como tu estas con un tono, sonrisa y cara de felicidad, tu bebé se sintoniza y es capaz de ¡imitar tu estado emocional!

Bebé Desarrollo Socioemocional

El desarrollo socioemocional al año

Alrededor del año, cuando los niños y niñas ven un objeto o una persona extraña, miran a su figura cuidadora -mamá, papá, abuelo, etc.– para cerciorarse de si es o no seguro. Cuando los niños hacen esto, están esperando que uno les exprese que se encuentran protegidos para explorar con tranquilidad: en la medida en que uno pueda acompañarlos y asegurarles que todo estará bien, podrán desarrollar una mayor seguridad en sí mismos.

Permitir que exploren es una parte fundamental para el desarrollo socioemocional de nuestros bebés: requiere que ellos se expongan a distintas experiencias donde uno pueda retroalimentarlos con comentarios y gestos para incitarlos a desarrollar su propia iniciativa.

Hay niños y niñas que tienen más dificultad para explorar y alejarse de uno: esto se puede deber a muchas cosas. Por ejemplo, puede ser por el temperamento del niño. El temperamento es una cualidad innata, que no cambia mucho a lo largo del ciclo vital. Si nuestros niños son más tímidos, lo más probable es que les cueste más explorar. Hay que tener paciencia y reconocer el temperamento de nuestros niños y niñas para saber hasta qué punto  exigirles y acompañarlos cuando sea necesario.

¿Quieres saber más? ¡Descarga nuestros materiales de apoyo con actividades para que potencies el desarrollo de tu niñ@! 

¿Te gustó lo que leíste?, ¿Te gustaría profundizar o hablar sobre otro tema? ¡Coméntanos más abajo o escríbenos en el Foro Familiar